La NASA quiere crear una impresora 3D de alimentos

La NASA ha otorgado una beca Small Business Innovation Research (SBIR) en fase I a la compañía texana Systems and Materials Research Consultancy para explorar la posibilidad de usar la denominada ‘fabricación aditiva’, más conocida como impresión 3D, en la elaboración de alimentos en el espacio.

Para desarrollar el prototipo la empresa cuenta con una subvención de 125.000 dólares y un plazo de seis meses, según informa la revista Quartz.

La NASA, por su parte, subraya que las propuestas SBIR en fase I “son conceptos en fase muy temprana, que pueden o no madurar en sistemas reales”.

Si esta tecnología de impresión de alimentos tuviera éxito, podría derivar en un estudio en fase II, que todavía llevaría varios años de desarrollo hasta ser probado en algún vuelo espacial real.

En cualquier caso, la empresa desarrollará el sistema de impresión 3D para sintetizar los productos alimenticios pensando en las misiones espaciales de larga duración, que pueden prolongarse durante más de una década.

“La forma en que estamos trabajando en esto es que todos los hidratos de carbono, proteínas y nutrientes estén en forma de polvo, retirando la humedad, y así, de esta forma, los componentes quizá puedan durar 30 años”, plantea Anjan Contractor, el ingeniero mecánico encargado del proyecto.

La idea está en fase muy temprana, que puede derivar o no en un sistema real

Después, con un sistema de mezcladores y válvulas se podrá hidratar e ‘imprimir’ la comida según se vaya necesitando. La NASA contempla esta fórmula como una de las posibles mejoras a introducir en los ‘sistemas de soporte de vida’ de las futuras misiones.

Los sistemas de alimentación actuales –al margen de los alimentos frescos perecederos– no satisfacen las necesidades nutricionales y las buenas condiciones biológicas que se requerirían durante los cinco años que, por ejemplo, duraría una misión a Marte. La idea es consumir pocos recursos de las naves y que la tripulación no pierda mucho tiempo en el procesado.

Ahora la refrigeración y congelación de los alimentos consumen importantes recursos en el espacio, y las provisiones actuales que utiliza la NASA consisten únicamente en comida perecedera individual y envasada, procesada, además, ​​con un tipo de tecnología que va degradando sus micronutrientes.

Los promotores de las impresoras 3D de alimentos confían en demostrar su viabilidad para las misiones de la NASA, aunque si no triunfaran en el espacio, consideran que también se podrían usar en la Tierra como una nueva forma de fabricar alimentos, incluso a la carta. “Tenemos que cambiar nuestra percepción de lo que vemos como comida”

 

 

Esta entrada foi publicada en Biomateriais, Exploración Espacial e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

3 Responses to La NASA quiere crear una impresora 3D de alimentos

  1. Lenny Mamani di:

    Con las impresoras 3D ya se pueden fabricar pistolas, tejidos y prácticamente cualquier tipo de objeto. Pero faltaba la comida espacial. La NASA quiere investigar las posibilidades de utilizar estas máquinas para mejorar la alimentación de los astronautas en el espacio y, para ello, ha concedido una beca de 125.000 dólares al ingeniero Anjan Contractor, cuya compañía Systems & Materials Research Corporation, lleva un tiempo investigando esta posibilidad. Y algo más ambicioso aún: combatir el hambre en el mundo con estas impresoras 3D.

  2. Silvia Ruíz di:

    El sistema de impresión de alimentos en 3D de Anjan Contractor, un ingeniero mecánico especializado en la impresión 3D, cuyo objetivo profesional es replicar las populares tecnologías que a lo largo de la historia del cine de ciencia ficción han permitido crear a sus protagonistas sabrosos platos de la nada.

    La visión de futuro de este ingeniero es la de ver que un día cada cocina del mundo tenga una impresora en 3D gracias a la cual, los 12 mil millones de personas que habrá en nuestro planeta a finales de siglo puedan mantenerse por ellos mismos nutricionalmente, a partir de cartuchos de elementos básicos, como aceites, azucares, hidratos de carbono o proteínas que se puedan comprar en la tienda de la esquina.

    Sabiendo que el consumo de carne es ambientalmente insostenible, los sintetizadores de comida ubicuas crearían nuevas formas de producir calorías o proteínas básicas de los que todos dependemos. Dado que el polvo es polvo, ¿por qué no obtenemos todas nuestras proteínas de las semillas, algas o insectos? se pregunta Anjan.

    Creo al igual que muchos economistas actuales que los sistemas alimentarios actuales no pueden ser sostenibles con $12 mil millones de personas en el mundo. Por esta razón, finalmente tendremos que cambiar nuestra percepción de lo que vemos como comida. Habrá pizzas en Marte!

Deixa unha resposta