Biotecnoloxía contra a osteoporose

A osteoporose é a pérdida de masa ósea e é frecuente entre a poboación anciá aínda que os seus síntomas poden iniciarse a partir dos 40 anos. Hoxe en día o tratamento da osteoporose está baseado no empleo dun número limitado de fármacos centrados en mellorar o aporte de calcio, disminuir a retirada de ósos ou favorecer que se forme óso en todo o organismo. Mais non hai moitas solucións locais ós problemas de pérdida de resistencia do óso, que precisa soporte estructural, señalización celular e liberación de fármacos ou moléculas que estimulen a repoblación celular e a formación dun novo texido.

A terapia celular e o empleo de biomateriais en pacientes con osteoporose son un tema de gran interese polas grandes oportunidades que ofrece. Mais os problemas técnicos e biolóxicos das células ou materiais son notables e antes de podelos aplicar en pacientes analízanse en modelos preclínicos para resolver as limitacións de viabilidade das células, resistencia mecánica dos materiais desde que se introducen no corpo ata que son sustituidos polo óso rexenerado e tamén pola adaptación biolóxica no lugar do organismo no que se empleen. As condicións do oso que sofre osteoporose son máis difíciles de reproducir no laboratorio  dado o envexecemento da súa estructura, a súa mecánica e as súas células e o seu entorno.

Os clínicos precisan dispoñer de biomateriais intelixentes e innovadores para implantes en cirurxía ortopédica e maxilofacial en pacientes anciáns con pérdida de calidade ósea.

Entre as distintas estratexias que poden abordarse para diseñar e preparar estos biomateriais están os materiais de base cerámica, con o sen polímeros acoplados, nanopartículas e pezas porosas.

O uso de estructuras metálicas para a reparación do texido óseo en fracturas osteoporóticas pode ser favorable cando afectan a ósos destinados a soportar  carga. En membros superiores  a non necesidade de carga a corto plazo deixa espazo preferente a biomateriais reabsorbibles de menor resistencia. A terapia celular pode ser un complemento a utilizar simultaneamente tanto en ósos de carga como en membros superiores. Os materiais  poden ser decorados con factores osteoxénicos/ anxioxénicos e ións (calcio, silicio)  e asociarse con células osteoproxenitoras para optimizar a súa capacidade de formar óso. A  evaluación de estos materiais que soporten células e crecemento celular, scaffolds, debería efectuarse en cultivos celulares in vitro e en experimentos en vivo que copien as situacións asociadas a patoloxía ósea. Para progresar debe definirse unha fonte de obtención , manipulación e almacenamento de células mesenquimales osteoproxenitoras( por exemplo, médula ósea) para a súa inclusión en scaffolds e así fabricar un medicamento idóneo que pode ser administrado á carta según as necesidades.

Ademais do desenvolvemento de mellores materiais, a terapia celular é unha das líneas innovadoras e un reto da investigación en rexeneración de óso. Se se puidese dirixir células proxenitoras mesenquimales(células nai) por vía sistemática ata o texido óseo para que unha vez alí  induxese a súa diferenciación cara osteoblastos o desenvolvemento de medicamentos biolóxicos sería unha vía de progreso.

Fonte: El País

Esta entrada foi publicada en Biomateriais, Biotecnoloxía e etiquetada . Garda o enlace permanente.

2 Responses to Biotecnoloxía contra a osteoporose

  1. Hounaida Azlou di:

    La biotecnología es la tecnología basada en la biología, especialmente usada en agricultura, farmacia, ciencia de los alimentos, medio ambiente y medicina. Se desarrolla en un enfoque multidisciplinario que involucra varias disciplinas y ciencias como biología, bioquímica, genética, virología, agronomía, ingeniería, física, química, medicina y veterinaria entre otras. Tiene gran repercusión en la farmacia, la medicina, la microbiología, la ciencia de los alimentos, la minería y la agricultura, entre otros campos. Para la Organización de la Cooperación y el Desarrollo Económico(OCDE) define la biotecnología como la “aplicación de principios de la ciencia y la ingeniería para tratamientos de materiales orgánicos e inorgánicos por sistemas biológicos para producir bienes y servicios”

    Probablemente el primero que usó este término fue el ingeniero húngaro Károly Ereki, en 1919, quien la introdujo en su libro Biotecnología en la producción cárnica y láctea de una gran explotación agropecuaria.

  2. Lorena Diéguez di:

    Los países nórdicos son los que tienen mayor incidencia en osteoporosis, pero esto se ha visto refrendado en nuestro país haciendo sonar todas las alarmas por las consecuencias locales que produce esta verdadera epidemia, con repercusiones en la función y la calidad de vida del paciente anciano que justifican el interés por fijar la fractura osteoporótica como diana terapéutica prioritaria para mejorar la reconstrucción quirúrgica del hueso y obtener su consolidación en el menor tiempo.

    El gran desarrollo actual de la ciencia básica desarrollada en biomateriales, y en biología celular y molecular del hueso, debe comenzar a llegar al paciente. Es importante una investigación translacional que lleve los logros obtenidos en el laboratorio a la cama del paciente.

    Hay que ser capaz de seleccionar experimentos para cada tipo de hueso, con biomateriales en desarrollo que aporten eficacia y seguridad junto a una terapia celular adecuada. Esto permitirá promover ensayos clínicos desde los hospitales y sus unidades de desarrollo que permitan confirmar qué estrategia es más válida en cada caso y, de esta manera, ser capaces de aplicarla en los pacientes que lo requieran. Y, todo ello, con criterios científicos y lejos de la venta indiscriminada de soluciones no probadas a la que se ve expuesto en ocasiones el paciente que busca nuevas tecnologías para problemas difíciles y que encuentra en su lugar propuestas peregrinas sin validación científica.
    María Vallet Regí es coordinadora de la Red de Excelencia Española y Eurpoea para la prevención y fracturas osteoporóticas y coordinadora de las próximas jornadas sobre osteoporosis de la Fundación Ramón Areces.

Deixa unha resposta