Contaminación lumínica global

La contaminación lumínica tiene dos impactos evidentes en el entorno y las personas porque:
a) reduce la visibilidad del cielo nocturno y hace desaparecer de la vista las estrellas
b) supone un evidente derroche de energía en forma de luz que va “a ninguna parte”
Una versión de Google Maps – Contaminación lumínica global.

Las imágenes aéreas nocturnas revelan la contaminación lumínica que, entre otras cosas, reducen la visibilidad del cielo nocturno, altera los ecosistemas y revelan el derroche energético que supone esa gran cantidad de luz que no se aprovecha de forma útil.

A continuación la página donde facilita visualizar este tipo de contaminación:

http://www.blue-marble.de/nightlights/2012

Esta entrada foi publicada en Contaminación e etiquetada . Garda o enlace permanente.

5 Responses to Contaminación lumínica global

  1. Ana Abella di:

    Cada vez, un habitante necesita más energía, entre otros motivos para los aparatos eléctricos (televisores, lavadoras, ordenadores…) provocando que un ciudadano de un país industrializado gaste unas 100 veces más que un habitante del tercer mundo. La contaminación lumínica está relacionada en parte con un aumento del CO2 debido a que para producir electricidad se necesitan centrales térmicas (aparte de energías renovables) y esto produce un aumento notable de la contaminación medioambiental.

    Desde comienzos de los años 1980 existen diferentes movimientos organizados de gente preocupada por este problema y que promueven campañas de prevención de la contaminación lumínica. Es posible aplicar medidas que, manteniendo un correcto nivel de iluminación, llevarían a prevenir el problema de la contaminación lumínica como las siguientes:

    1.Impedir que la luz se emita por encima de la horizontal y dirigirla sólo allí donde es necesaria. Emplear de forma generalizada luminarias apantalladas cuyo flujo luminoso se dirija únicamente hacia abajo.
    2.Usar lámparas de espectro poco contaminante y gran eficiencia energética, preferentemente de vapor de sodio a baja presión (VSBP) o de vapor de sodio a alta presión (VSAP), con una potencia adecuada al uso.
    3.Iluminar exclusivamente aquellas áreas que lo necesiten, de arriba hacia abajo y sin dejar que la luz escape fuera de estas zonas
    4.Ajustar los niveles de iluminación en el suelo a los recomendados por organismos como el Instituto Astrofísico de Canarias o la Comisión Internacional de Iluminación.
    5.Regular el apagado de iluminaciones ornamentales, monumentales y publicitarias.
    6.Prohibir los cañones de luz o láser y cualquier proyector que envíe la luz hacia el cielo.
    7.Reducir el consumo en horas de menor actividad, mediante el empleo de reductores de flujo en la red pública o el apagado selectivo de luminarias. Apagar totalmente las luminarias que no sean necesarias.

    Para medir la calidad del cielo, se utilizan escalas cómo por ejemplo la escala de cielo oscuro de Bortle.

    El 20 de abril de 2007 se promulgó la Declaración de la Palma por el derecho a observar las estrellas, con el apoyo de la Unesco

  2. Desirée Taracido di:

    El satélite Suomi NPP (Suomi National Polar-orbiting Partnership) de la NASA ha publicado nuevas imágenes nocturnas de la Tierra en las que, según han señalado los expertos, se puede observar que existe un problema global de contaminación lumínica que, no solo oculta las estrellas, sino que supone un gran derroche de energía.
    Precisamente, la misión de Suomi NPP nació como un satélite de observación del planeta para estudiar los efectos del cambio climático. El aparato capta fotos de la Tierra regularmente y publica algunas de ellas en Internet, en un álbum bajo el nombre ‘Black Marmel’.
    Gracias a estas fotografías, la NASA ha podido determinar que la luz que emiten las ciudades y las autopistas, son tan dañinos para la Tierra como las emisiones de gases. Para los científicos, las imágenes muestran ciudades que brillan más de lo que necesitan y que, además, este gasto eléctrico está “mal dirigido”. En este sentido, han explicado que, solo en los Estados Unidos, se gastan miles de millones de dólares anualmente iluminando “el cielo” de la noche en lugar de aceras y calzadas en el suelo.

    El director ejecutivo de la Asociación Internacional Cielo Oscuro, Bob Parks ,quien ha señalado que “el impacto de la iluminación nocturna terrestre se extiende mucho más allá de la astronomía”

    En cuanto a las soluciones, aunque “muchos creen que es tan simple como cambiar la potencia de las bombillas, utilizar sensores de movimiento o instalar campanas sobre las bombillas desnudas”, Park ha recomendado que “toda la iluminación exterior se dirija hacia abajo y que solo se utilice cuando sea realmente necesaria y en la cantidad que sea necesaria”.
    Para Parks, si se aplican estos procedimientos, el resultado no solo reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que permitiría ahorrar dinero, reducir el impacto en el mundo natural y mejoraría la visibilidad en el terreno.

  3. Alejandro Juárez di:

    La NASA ha podido determinar que la luz que emiten las ciudades y las autopistas, son tan dañinos para la Tierra como las emisiones de gases. Para los científicos, las imágenes muestran ciudades que brillan más de lo que necesitan y que, además, este gasto eléctrico está “mal dirigido”. En este sentido, han explicado que, solo en los Estados Unidos, se gastan miles de millones de dólares anualmente iluminando “el cielo” de la noche en lugar de aceras y calzadas en el suelo.

    A su juicio, las luces excesivas y mal dirigidas puede crear sombras profundas que no son seguras para la seguridad del ser humano. También afecta a animales, como es el caso de las crías de tortugas marinas, que pierden de vista el mar por la iluminación o las aves migratorias que pueden sufrir confusión al volar entre edificios. “La contaminación lumínica tiene otros efectos de largo alcance desconocidos para muchos de los que siguen utilizando iluminación ineficaz”.

    En cuanto a las soluciones, aunque “muchos creen que es tan simple como cambiar la potencia de las bombillas, utilizar sensores de movimiento o instalar campanas sobre las bombillas desnudas”, se ha recomendado que “toda la iluminación exterior se dirija hacia abajo y que solo se utilice cuando sea realmente necesaria y en la cantidad que sea necesaria”.

    Si se aplican estos procedimientos, el resultado no solo reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que permitiría ahorrar dinero, reducir el impacto en el mundo natural y mejoraría la visibilidad en el terreno.

  4. Amanda Farias di:

    La contaminación lumínica resulta en un gasto de fondos públicos y privados. Además, contribuye al calentamiento global, ya que aumenta la producción de gases de invernadero. Estos gases afectan directamente al coquí del cual estamos tan orgullosos. Pero sobre todo, estamos perdiendo aceleradamente nuestros cielos nocturnos. Nos hemos olvidado que son una parte importante de nuestro patrimonio nacional. La contaminación lumínica no nos deja apreciar la belleza de las estrellas y de los planetas durante la noche. En una encuesta en el año 2006 en Inglaterra, más del 50% del los 2,000 encuestados reportó ver sólo diez estrellas de la constelación Orión. Astrónomos indicaron que se debía poder ver 250 estrellas de esta constelación en una noche de luna nueva.

  5. yolanda Bermúdez di:

    Yo quiero hablaros de la contaminación acústica, se podría definir como el exceso de sonido que altera las condiciones ambientales normales en una determinada zona y degrada la calidad de vida de los habitantes de esa zona.El término contaminación acústica hace referencia al ruido (entendido como sonido excesivo y molesto), provocado por la actividad humana (tráfico, industrias, locales de ocio, aviones, etc.), que produce efectos negativos sobre la salud física y mental de las personas. Este término está estrechamente relacionado con el ruido debido a que la contaminación acústica se da cuando el ruido es considerado como un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede producir efectos nocivos para la salud.

Deixa unha resposta