Luvia ácida, hay que hacer algo.

El concepto de lluvia ácida engloba cualquier forma de precipitación que presente elevadas concentraciones de ácido sulfúrico y nítrico. También puede mostrarse en forma de nieve, niebla y partículas de material seco que se posan sobre la Tierra. Algunos vegetales y volcanes en erupción liberan algunas sustancias químicas que pueden originar la lluvia ácida, pero la mayor parte de las precipitaciones son el resultado de la acción humana. Cuando el ser humano quema combustibles fósiles, libera dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno a la atmósfera. Estos gases químicos reaccionan con el agua, el oxígeno y otras sustancias para formar soluciones diluidas de ácido nítrico y sulfúrico. Los vientos propagan estas soluciones acidificas en la atmósfera a través de cientos de kilómetros. Cuando la lluvia ácida alcanza la Tierra, fluye a través de la superficie mezclada con el agua residual y entra en los acuíferos y suelos de cultivo. Las consecuencias son nocivas para el entorno, pero sin duda,  el efecto de mayor insidia lo tiene sobre los lagos, ríos, arroyos, pantanos y otros medios acuáticos. La lluvia ácida eleva el nivel de acidez en los acuíferos, lo que posibilita la absorción de aluminio que se transfiere, a su vez, desde las tierras de labranza a los lagos y ríos. Esta combinación incrementa la toxicidad de las aguas para los cangrejos de río, mejillones, peces y otros animales acuáticos. Algunas especies pueden tolerar las aguas acidificadas mejor que otras. Pero  sin embargo, en un ecosistema intercomunicado, lo que afecta a algunas especies, con el tiempo acaba afectando a muchas más a través de la cadena alimentaria, incluso a especies no acuáticas como los pájaros. La lluvia ácida también contamina selvas y bosques, especialmente los situados a mayor altitud. Esta precipitación nociva roba los nutrientes esenciales del suelo a la vez que libera aluminio, lo que dificulta la absorción del agua por parte de los árboles. Los ácidos también dañan las agujas de las coníferas y las hojas de los árboles. Lo que podemos hacer para prevenir la lluvia ácida es  el ahorro de energía cuanta  menos electricidad se consuma en los hogares, menos químicos emitirán las centrales, los automóviles también consumen enormes cantidades de combustible fósil, por lo que los motoristas pueden reducir las emisiones nocivas al usar el transporte público, vehículos con alta ocupación, bicicletas o caminar siempre que sea posible.

Esta entrada foi publicada en Biodiversidade, Cambio Climático, Contaminación e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

7 Responses to Luvia ácida, hay que hacer algo.

  1. Raquel Comesaña di:

    La lluvia ácida: se forma cuando la humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la tierra acompañando a las precipitaciones, constituyendo la lluvia ácida.
    Los contaminantes atmosféricos primarios que dan origen a la lluvia ácida pueden recorrer grandes distancias, siendo trasladados por los vientos cientos o miles de kilómetros antes de precipitar en forma de rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina. Cuando la precipitación se produce, puede provocar importantes deterioros en el ambiente.
    La lluvia normalmente presenta un pH de aproximadamente 5.65 (ligeramente ácido), debido a la presencia del CO2 atmosférico, que forma ácido carbónico, H2CO3. Se considera lluvia ácida si presenta un pH de menos de 5 y puede alcanzar el pH del vinagre (pH 3). Estos valores de pH se alcanzan por la presencia de ácidos como el ácido sulfúrico, H2SO4, y el ácido nítrico, HNO3. Estos ácidos se forman a partir del dióxido de azufre, SO2, y el monóxido de nitrógeno que se convierten en ácidos.
    Los hidrocarburos y el carbón usados como fuente de energía, en grandes cantidades, pueden también producir óxidos de azufre y nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo.

  2. Hounaida Azlou di:

    La lluvia ácida se forma cuando la humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la tierra acompañando a las precipitaciones, constituyendo la lluvia ácida.

    Los contaminantes atmosféricos primarios que dan origen a la lluvia ácida pueden recorrer grandes distancias, siendo trasladados por los vientos cientos o miles de kilómetros antes de precipitar en forma de rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina. Cuando la precipitación se produce, puede provocar importantes deterioros en el ambiente.

  3. Tania Barbosa di:

    La lluvia ácida se forma cuando la humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la tierra acompañando a las precipitaciones, constituyendo la lluvia ácida.

    Los contaminantes atmosféricos primarios que dan origen a la lluvia ácida pueden recorrer grandes distancias, siendo trasladados por los vientos cientos o miles de kilómetros antes de precipitar en forma de rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina. Cuando la precipitación se produce, puede provocar importantes deterioros en el ambiente. Los hidrocarburos y el carbón usados como fuente de energía, en grandes cantidades, pueden también producir óxidos de azufre y nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo.

    Entre las medidas que se pueden tomar para reducir la emisión de los contaminantes precursores de éste problema tenemos las siguientes:
    1-Reducir el nivel máximo de azufre en diferentes combustibles.
    2-Trabajar en conjunto con las fuentes fijas de la industria para establecer disminuciones en la emisión de SOx y NOx, usando tecnologías para control de emisión de estos óxidos.
    3-Impulsar el uso de gas natural en diversas industrias.
    4-Introducir el convertidor catalítico de tres vías.
    5-La conversión a gas en vehículos de empresas mercantiles y del gobierno.
    6-Ampliación del sistema de transporte eléctrico.
    7-Instalación de equipos de control en distintos establecimientos.
    8-No agregar muchas sustancias químicas en los cultivos.
    9-Adición de un compuesto alcalino en lagos y ríos para neutralizar el pH.
    10-Control de las condiciones de combustión (temperatura, oxigeno, etc.).

  4. Leticia Moledo di:

    Os efectos ecolóxicos da chuvia ácida vense máis claramente nos ambientes acuáticoa, tales como arroios, lagos e pantanos. A chuvia ácida flúe aos arroios, lagos e pantanos despois de caer sobre bosques, campos, edificios e camiños. A chuvia ácida tamén cae directamente no hábitat acuático. A maioría dos lagos e arroios teñen un Ph de entre 6 e8, aínda que algúns lagos son naturalmente ácidos sen nos efectos da chuvia ácida. A chuvia ácida afecta primordialmente as capas de augas sensibles, situadas en concas vertentes cuxos solos teñen unha capacidade limitada para neutralizar compostos ácidos. Tanto os lagos como os arroios vólvense ácidos cando o o auga mesma e o terreo circundante non poden amortiguar ou estabilizar a chuvia ácida o suficiente como para neutralizala. En áreas con pouca capacidade de amortiguamento, a chuvia ácida desprende o aluminio dos solos, o cal vai dar aos lagos e arroios. O aluminio é sumamente tóxico para moitas especies de organismos acuáticos.

  5. Noelia Varela di:

    Entre las medidas que se pueden tomar para reducir la emisión de los contaminantes precursores de éste problema tenemos las siguientes:

    Reducir el nivel máximo de azufre en diferentes combustibles.

    Trabajar en conjunto con las fuentes fijas de la industria para establecer disminuciones en la emisión de SOx y NOx, usando tecnologías para control de emisión de estos óxidos.

    Impulsar el uso de gas natural en diversas industrias.

    Introducir el convertidor catalítico de tres vías.

    La conversión a gas en vehículos de empresas mercantiles y del gobierno.

    Ampliación del sistema de transporte eléctrico.

    Instalación de equipos de control en distintos establecimientos.

    No agregar muchas sustancias químicas en los cultivos.

    Adición de un compuesto alcalino en lagos y ríos para neutralizar el pH.

    Control de las condiciones de combustión (temperatura, oxigeno, etc.).

  6. Amanda Farias di:

    La lluvia ácida ocurre porque las sustancias químicas que se encuentran suspendidas en la atmósfera precipitan junto con el agua. La mayoría de estas sustancias ácidas provienen de las centrales térmicas aunque también están presentes los resultantes de la combustión de combustibles fósiles como por ejemplo aquellos utilizados en los motores a explosión.
    os componentes tóxicos que forman la lluvia ácida son el dióxido de azufre y el oxido de nitrógeno provenientes de la combustión del carbón o de hidrocarburos. Mediante una serie de reacciones químicas, el dióxido de azufre se transforma en trióxido de azufre que a su vez y a través de algunos catalizadores ambientales o bien por la acción directa de la luz solar, se transforma en ácido sulfúrico provocando importantes daños ambientales al regresar a la tierra a través de la lluvia ácida.
    La lluvia ácida genera severos daños ambientales y de ahí su importancia desde el punto de vista ecológico. Sin lugar a dudas, existen diferencias entre algunos ecosistemas que los hacen mas susceptibles que otros.

  7. Beatriz Diéguez di:

    La lluvia ácida tiene una gran cantidad de efectos nocivos en los ecosistemas y sobre los materiales. Al aumentar la acidez de las aguas de ríos y lagos, produce trastornos importantes en la vida acuática. Algunas especies de plantas y animales logran adaptarse a las nuevas condiciones para sobrevivir en la acidez del agua, pero otras no.

    Camarones, caracoles y mejillones son las más afectadas por la acidificación acuatica. Esta tambien tiene efectos negativos en peces como el salmón y las truchas. Las huevas y los alevines son los más afectados. Una mayor acidez en el agua puede causar deformaciones en los peces jóvenes y puede evitar la eclosión de las huevas.

    La lluvia ácida también aumenta la acidez de los suelos, y esto origina cambios en la composición de los mismos, produciéndose la lixiviación de importantes nutrientes para las plantas (como el calcio) e infiltrando metales tóxicos, tales como el cadmio, níquel, manganeso, plomo, mercurio, que de esta forma se introducen también en las corrientes de agua.

    La vegetación sufre no sólo las consecuencias del deterioro del suelo, sino también un daño directo por contacto que puede llegar a ocasionar en algunos casos la muerte de la especie.

Deixa unha resposta