Kiri, el árbol que podría salvar el mundo.

Kiri, el árbol que podría salvar el mundo

Este árbol originario de China es capaz de crecer en suelos infértiles y absorbe diez veces más cantidad de dióxido de carbono que otras plantas.

La lucha contra la desertificación y el cambio climático podría tener un gran aliado en la propia naturaleza. Según podemos leer en «El blog verde», existe una planta capaz de crecer en tierras en las que ninguna otra especie podría sobrevivir, aportándole además toda clase de nutrientes que la transforman en un suelo fértil.

Este árbol tan excepcional es la Paulownia tormentosa, conocido como kiri o árbol emperatriz. Con una altura de hasta 27 metros y grandes hojas y vistosas flores, el kiri se popularizó como planta ornamental en Japón, desde donde se extendió a Europa en el siglo XIX.

Entre sus características destaca su capacidad para resistir a agresiones extremas, como el fuego, ya que puede regenerar sus raíces y vasos de crecimiento de forma rápida incluso en terrenos casi estériles. Por ello, suele utilizarse como «planta pionera» en suelos poco fértiles puesto que sus hojas, ricas en nitrógeno, aportan nutrientes al suelo al descomponerse, mientras que sus raíces previenen la erosión.

Además, absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático. Con estos credenciales, en 2008 se inicio en Texas un proyecto denominado The Kiri Tree Revolution, con el objetivo de plantar un millón de estos árboles para purificar el contaminado suelo de este estado norteamericano y lograr que vuelva a ser apto para el crecimiento de especies vegetales.

Si la experiencia prospera, el árbol más resistente del mundo podría ayudar a recuperar muchos rincones de nuestro cada vez más deteriorado planeta.

Esta entrada foi publicada en Cambio Climático, Deforestación e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

One Response to Kiri, el árbol que podría salvar el mundo.

  1. Susana Paz di:

    Paulownia tomentosa es su nombre real. La Paulonia imperial o paulownia imperial o Kiri, es un árbol de fronda de la familia de las escrofulariáceas que proviene de China. Recibe su nombre por Ana Pávlovna.
    Es un árbol caducifolio del género Paulownia, del centro y occidente de China. Crece de 10 a 25 m de altura, con grandes hojas acorazonadas con cinco lóbulos, de 15 a 40 cm de ancho, en pares opuestos; pilosas en el haz y tomentosas en el envés. Diámetro mayor de 7 dm (hasta 22 dm).
    Fue introducido en 1834 en Europa a través de Francia desde Japón. Por su parecido con la catalpa pueden verse alineaciones mezcladas de ambos árboles.
    Tronco con corteza grisácea, y suaves estrías longitudinales y ramas de vigoroso crecimiento horizontal. Inflorescencias piramidales, erectas y tallos con vellosidad parda. Se dispersan por viento y agua.
    Tiene la característica de poseer hojas muy grandes en las ramas nuevas, lo que es explotado por los jardineros: con poda se asegura un vigoroso crecimiento de nuevas ramas y las hojas alcanzan hasta 60 cm.
    La paulonia sobrevive al fuego debido a la capacidad de regenerar raíces, y vasos de crecimiento muy rápido. Por esta razón funciona ecologicamente como una planta pionera. Sus hojas ricas en nitrógeno proveen buena abonadura y sus raíces previenen la erosión del suelo. Eventualmente, la paulonia se ve superada por árboles que le dan sombra, de manera que así no puede prosperar.
    En China, una vieja tradición es plantar un “árbol de la Emperatriz” cuando una niña nace. Su alta velocidad de crecimiento acompañará a la niña. Y cuando ella sea elegida en matrimonio, el árbol se corta y se usa su madera para artículos de carpintería para su dote. El escave de la madera de paulonia es un arte en Japón y en China.
    Su zona climática es Z-7.5 (-13 °C). Y es sensible a heladas. Puede vivir 200 (250) años. En ciudad mucho menos.

Deixa unha resposta