Accidente nuclear de Fukushima

Hace exactamente dos años, ocurrió en la Central nuclear Fukushima I una serie de incidentes, tales como las explosiones en los edificios que albergan los reactores nucleares, fallos en los sistemas de refrigeración, triple fusión del núcleo y liberación de radiación al exterior, registrados como consecuencia de los desperfectos ocasionados por el terremoto de Japón.

Ese mismo día a las 14:46 se produjo un terremoto magnitud 9,0 en la costa nordeste de Japón. Ese día los reactores 1, 2 y 3 estaban operando, mientras que las unidades 4, 5 y 6 estaban en corte por una inspección periódica. Cuando el terremoto fue detectado, las unidades 1, 2 y 3 se apagaron automáticamente. Al apagarse los reactores, paró la producción de electricidad. Los motores diésel de emergencia comenzaron a funcionar para la generación de electricidad, pero se detuvieron abruptamente a las 15:41 con la llegada del tsunami que siguió al terremoto.
Los primeros fallos técnicos se registraron el mismo día en que se produjo el sismo con la parada de los sistemas de refrigeración de dos reactores y de cuatro generadores de emergencia. A consecuencia de estos incidentes surgieron evidencias de una fusión del núcleo parcial en los reactores 1, 2 y 3, explosiones de hidrógeno que destruyeron el revestimiento superior de los edificios que albergaban los reactores 1,3 y 4 y una explosión que dañó el tanque de contención en el interior del reactor 2. También se sucedieron múltiples incendios en el reactor 4. Además, las barras de combustible nuclear gastado almacenadas en las piscinas de combustible gastado de las unidades 1-4 comenzaron a sobrecalentarse cuando los niveles de dichas piscinas bajaron. El reactor 3 empleaba un combustible especialmente peligroso formado por una mezcla de uranio más plutonio.
El miedo a filtraciones de radiación llevó a las autoridades a evacuar un radio de veinte kilómetros alrededor de la planta, extendiendo luego este radio a treinta y posteriormente a cuarenta. Los trabajadores de la planta sufrieron exposición a radiación en varias oportunidades y fueron evacuados.

El lunes 11 de abril la NISA elevó el nivel de gravedad del incidente a 7 para los reactores 1, 2 y 3, el máximo en la escala INES y el mismo nivel que alcanzó el accidente de Chernobyl de 1986. En el transcurso de los días se fueron tomando nuevas decisiones, como inyectar agua marina y ácido bórico en alguno de los reactores, suministrar yoduro de potasio a la población o desplazar los vuelos de la aviación civil del entorno de la central afectada.
En junio de 2011, se confirmó que los tres reactores activos en el momento de la catástrofe habían sufrido la fusión del núcleo.

Hoy se hacen dos años de esta catástrofe de la cual se habló en todo el mundo y tanto preocupó a países y continentes. Por ello ocupa hoy un gran hueco en todas las noticias y períodicos, pero también en organizaciones y ,como no podía faltar, también en Greenpeace donde dedica una amplia noticia sobre lo que se vive hoy en día allí. La noticia se encuentra en el siguiente enlace: Aniversario/ Esperanza desde Fukushima

Esta entrada foi publicada en Contaminación e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

9 Responses to Accidente nuclear de Fukushima

  1. David Calviño di:

    La central nuclear Fukushima I , diseñada por la compañía estadounidense General Electric inició su construcción en 1967, inició su funcionamiento en 1971. La central se compone de seis reactores nucleares del tipo BWR que juntos constituyen uno de los 25 mayores complejos de centrales nucleares del mundo con una potencia total de 4,7 GW. Fue construida y gestionada independientemente por la compañía japonesa TEPCO.
    A pesar de saberse que en la región podían ocurrir tsunamis de más de 38 metros, la central sólo contaba con un muro de contención de 6 metros y numerosos sistemas esenciales se encontraban en zonas inundables. Estas deficiencias de diseño se demostraron críticas en el devenir del siniestro.

  2. Alejandro Juárez di:

    Será la sociedad nipona quien pague los daños de la catástrofe de Fukushima, estimados en 250.000 millones de dólares. Greenpeace ha presentado, en una rueda de prensa en Tokio, un nuevo informe titulado Las consecuencias de Fukushima: el negocio nuclear hace que la gente pague y sufra, donde se detalla cómo los graves fallos de las regulaciones nucleares mundiales provocan que sea la sociedad quien pague la mayor parte de los costes ante un accidente nuclear, y no los operadores de las centrales nucleares ni sus proveedores.

    A unas semanas del segundo aniversario, la organización ecologista recordó que las consecuencias de la catástrofe nuclear de Fukushima continúan para cientos de miles de víctimas en Japón a las que todavía el sistema de regulación les niega la compensación, mientras se permite a la industria nuclear evadirse de sus responsabilidades y obliga a los ciudadanos a pagar por sus desastres.

    Greenpeace encargó al Dr. David McNeill, periodista, corresponsal y escritor sobre la catástrofe de Fukushima, al Dr. Antony Froggatt, experto en políticas energéticas y nucleares, y al profesor Stephen Thomas, experto en asuntos económicos y políticos sobre energía nuclear, la elaboración del informe. Se han examinado los diferentes convenios y reglamentaciones y se concluye que estos protegen a la industria del pago de los costes frente a las catástrofes nucleares. Entre otros problemas, en las convenciones se desarrolla el límite de daños que deben afrontar los operadores de las centrales nucleares, entre 350 a 1.500 millones de euros, y ninguna responsabilidad para los proveedores ante una catástrofe.

    “La catástrofe de Fukushima muestra los vergonzosos defectos en un sistema que solo reclama el pago de una parte de los costes de una catástrofe a los operadores nucleares y no requiere ningún pago a los suministradores”, ha declarado Aslihan Tumer, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace Internacional.

    “Las consecuencias de este injusto sistema, que deja a cientos de miles de personas en Japón sin una compensación adecuada, puede repetirse en España porque la industria nuclear no se hace responsable de sus fallos”, ha afirmado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace España.

    “No es justo que la industria nuclear obtenga beneficios, mientras que las personas pagan un alto precio por sus fracasos”, ha añadido Turner. “Es muy sencillo, el que contamina paga. La industria nuclear debe ser considerada responsable de los daños que causa”.

    [[Los daños estimados por el reactor nuclear de Fukushima están basados en una estimación del “Japanese Centre for Economic Research” de 20 trillones de yenes o 250.000 millones de dólares, sobre la base de tipo de cambio promedio de 2012.]]

  3. Pilar Silva Opazo di:

    Sus consecuencias económicas inmediatas:
    El índice Nikkei, tras dos días de operaciones había perdido más del 14%, a pesar de una inyección por parte del Banco de Japón de más de 43.761 millones de euros, si bien en los días siguientes se produjeron rebotes al alza de más del 5% diario.
    Pocos días después, algunos estudios valoraban en unos 75.500 millones de euros los daños producidos por el terremoto y posterior tsunami en Japón.

    El Banco Mundial por su parte, valoró los daños entre 87.000 y 166.000 millones de euros. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE recortó a la mitad su previsión de crecimiento para Japón, hasta el 0,8% cuando antes era del 1,7%.

  4. Patricia Lado di:

    Los efectos de accidentes como el de Fukushima o de los que puedan suceder en cualquiera de los 442 reactores nucleares que hay en el mundo, en los que están en construcción o en los almacenes de residuos nucleares son muy difíciles de predecir.
    Aún no sabemos con certeza cuáles serán sus consecuencias pero dentro de un siglo seguiremos pagando la deuda ya que los efectos son potencialmente graves y nos afectan a todos. Se produce una devastación de la naturaleza y zonas de cultivos que quedan baldías por centenares de años, niños con malformaciones, cáncer y enfermedades en generaciones.
    El accidente de Fukushima ha llevado a investigar acerca de las probabilidades de los accidentes en las centrales nucleares y de sus costes tanto humanos como económicos. De esta manera surgen debates sobre sustituir la energía nuclear por combustibles fósiles pero no podemos prescindir de golpe de esta energía ya que genera el 14% de la electricidad a nivel mundial y alrededor del 20% en España. Por esta razón se propone la opción de no construir más centrales e ir cerrando las existentes a medida que venza su vida útil.
    El debate resurge en muchos países, como Alemania y España. Según una encuesta de “El País”, el 68% está de acuerdo con invertir más en este tipo de combustibles aunque suponga aumentar un 10% el precio de la electricidad.

  5. Miguel Castelo di:

    Un año después del desastre, científicos locales detectan los primeros efectos en la biodiversidad de la zona. La radiación de Fukushima se ha manifestado en la descendencia de las mariposas, que tienen alas más pequeñas y ojos dañados.

    La investigación recoge 144 muestras adultas de mariposas de Japón. Los resultados sostienen que el 12% de los ejemplares expuestos a la lluvia radiactiva inmediatamente después del accidente presentan anomalías. El 18% de los descendientes de éstos también presentan malformaciones, porcentaje que asciende hasta el 34% en la tercera generación.

    Las consecuencias del accidente de Fukushima en seres humanos aún no se ha manifestado, pero como dice el médico japonés que examina los residentes del lugar, “hay una serie de factores desconocidos sobre el impacto genético de la radiación” y “todavía no podemos negar al 100% que el impacto puede venir en el futuro”, como se ha detectado en las mariposas.

    Además, un estudio afirma que, en un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta, el riesgo de sufrir cáncer de tiroides a lo largo de la vida entre las niñas que resultaron expuestas a la radiación se prevé que sea del 1,25%, cuando en condiciones normales en esta parte de Japón es del 0,75%. Es decir, el riesgo ahora es un 70% mayor. El yodo radiactivo liberado en los accidentes atómicos tiende a acumularse en las glándulas tiroideas, especialmente en los menores. La posibilidad de que las niñas afectadas “en los lugares más contaminados” desarrollen en el futuro cáncer de mama y los niños, leucemia también ha aumentado, aunque en menor medida -un 6% y un 7%, respectivamente-, según la OMS.

  6. Carla Martíns di:

    El accidente de Fukushima volvió a poner sobre la mesa las posibles consecuencias negativas que la firma el 28 de mayo de 1959 del Acuerdo WHA12-40 entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) supone para la consecución de los objetivos de la OMS. Según la agrupación de organizaciones no gubernamentales Por la independencia de la OMS dicho acuerdo había sido muy negativo, desde su constitución y de manera especial ante las catástrofes nucleares como el accidente de Chernóbil y el de Fukushima. Para la organización Por la independencia de la OMS ningún programa social ni médico digno de ese nombre ha sido puesto en práctica en las zonas contaminadas de Chernóbil. Se considera que dicho acuerdo ha limitado gravemente la protección de la salud de los ciudadanos del mundo en relación con la contaminación radiactiva. Se señala que en los países con actividad nuclear, los estudios epidemiológicos son raros y casi inexistentes y, en ciertos países como Francia, el secreto sobre las actividades nucleares civiles y militares es total, el acuerdo supone un conflicto de intereses entre los objetivos de la OMS y la OIEA, próxima a los de la industria nuclear.
    Para el académico suizo Jean Ziegler, vicepresidente del comité asesor del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, “el lobby nuclear ha conseguido que la OMS renuncie a ocuparse de las víctimas de las catástrofes atómicas”.

  7. Silvia Ruíz di:

    El día 17 de marzo, la cifra total de personas afectadas directamente por el incidente en la central era de veintitrés personas heridas y más de veinte afectadas por la contaminación radiactiva.21 Dos personas que estaban desaparecidas desde el día del terremoto fueron encontradas muertas el 1 de abril, aunque su muerte posiblemente se produjo por heridas producidas por el maremoto, y no por la radiación.22
    El viernes 1 de abril se comunicó que al menos 21 operarios pertenecientes al retén que permanecía en Fukushima para intentar controlar los reactores de la planta ya sufrían una aceleración en el ritmo de alteración del ADN por efecto de la radiación

  8. Samuel Cebeira di:

    Una reacción nuclear puede ser detenida inyectando un líquido directamente en el núcleo que absorba los neutrones. En los reactores de agua en ebullición esto usualmente consiste de una solución que contiene boro (como ácido bórico), que puede ser inyectado para desplazar el agua en el núcleo. Una firma de los reactores de agua a presión es que ellos usan una solución de boro en adición a las varillas de control para administrar la reacción, así que simplemente se aumenta la concentración para desacelerar o detener la reacción.

  9. Desirée Taracido di:

    Hace dos años del incidente ocurrido en fukushima, poblaciòn japonesa, afectada por una alteraciòn sìsmica en un punto tràgico aumentando la magnitud del suceso.

    El dia del accidente se registrò un terremoto de alta magnitud con lo que se apagaron los 3 primeros reactores nucleares mientras los otros ya estaban inhabilitados previamente , acto seguido ceso la producciòn elèctrica y se encendieron los generadores diesel de emerjencia que pararon con la llegada del tsunami producido por la alteracion sìsmica elevada ,debido a estes sucesos los nucleos empezaron a entrar en peligro y hubo indicios de fusiones se mando evacuar el lugar en un radio de 20 km y posteriormente 40km , los trabajadores de la planta resultaron perjudicados por la radiaciòn y hubo explosiones en la planta.

    Posteriormente la NISA elevò la magnitud del suceso a la misma sucedida en chernobyl en 1986 , se intentò calmar lso reactores 1 , 2 , 3 pero mas tarde se confirmò la fusiòn del nùcleo .

    Sucesos como este debido al uso de las energìas nucleares al entrar en contacto con fuerzas inestable han causado la despoblaciòn en muchas zonas y la radiaciòn ha permanecido en la zona con el paso del tiempo afectando a la vida , la poblaciòn ha sido afectada geneticamente alteràndose al exponerse a la radiaciòn , deberìan tomarse mediadas cautelosas al controlar estes procesos debido a la vida del planeta y el uso de estas energìas , ya hace dos años del suceso y hoy en dia la situaciòn continua inestable.

Deixa unha resposta