A calor das grandes cidades

 

Os grandes núcleos urbanos dos Estados Unidos, urbes como Nova York ou Chicago teñen un gran impacto sobre o cambio climático e o quentamento global. Pero se anteriormente pensábase que únicamente era polos súas inxentes emisións e a súa polución un estudo publicado na revista Nature Climate Change demostran que tamén emiten grandes cantidades de calor que poden afectar ao quentamento global.

O máis sorpendente do estudo radica no feito de que a calor non se detectou por primeira vez nas propias cidades, senón nas grandes chairas de Canadá. O estudo afirma que o calor producido afectou as correntes en chorro da atmosfera (as chamadas ‘jet stream’)e outros sistemas da atmosfera e provocou un aumento de ata 1ºC en tales zonas. Unha influencia similar tiveron as urbes de Asia en rexións do este de China , Rusia oriental e o norte de Asia.

“O que verdadeiramente nos sorprendeu foi que o uso desta  enerxía foi moi pequeno e sen embargo tivo un alcance moi alonxado da fonte de calor”, afirma Guang Zhan, científico  que participou no estudo.

A pesar de que a temperatura das cidades non se viu afectadas por este fenómeno (aumentou un 0.1 graos graos Fahrenheit) e de que o calor extra emitido por elas é moi pequeno en comparación coas consecuencias climáticas da polución os científicos que lideran o estudo afirman que será un factor a ter en conta no futuro.

Fonte: El mundo

Esta entrada foi publicada en Calentamiento Global e etiquetada . Garda o enlace permanente.

8 Responses to A calor das grandes cidades

  1. Lorena Diéguez di:

    Los adelantos cientificos y teconologicos en materia de conservacion de temperaturas se dedicó a proporcionar el confort habitacional y de circulacion en las movilidades atraves de los aparatos de aire acondicionado, desde las formas más simples hasta los aparatos más sofisticados, pero eso se limita unicamente al espacio que las personas puedan controlar en su habitat, es decir las habitaciones, oficinas, movilidades y otros, pero lo cual no soluciona el problema general de la generacion de consentracion de calor de las grandes ciudades a traves del reflejo calorico de los techos metalicos, muchos intrumentos metalicos colocados a lo largo y ancho de las ciudades, el problema de la generacion de aires calientes por la circulacion de movilidades, la generacion de contaminantes por el uso de combustibles fósiles, todo esto acumulado a un centro citadino que se combiente en una verdadera estufa nocturna, es pues racional penasar que el calor generado en las grandes urbes afecta al sistema y ademas se acumula en algun lugar.

  2. David Calviño di:

    Un reciente estudio publicado en la revista científica Nature Climate Change, relaciona el grado en el que las ciudades están influyendo en el clima de su entorno. Los científicos autores del trabajo estiman que algunas urbes pueden modificar la temperatura hasta un radio de 1.000 Km.
    Según los científicos de según científicos de la Scripps Institution of Oceanography (Universidad de California en San Diego), la Universidad Estatal de Florida y el National Center for Atmospheric Research, el efecto neto en la temperatura media global es casi insignificante, un aumento promedio mundial de sólo 0,01º C.
    Sin embargo, sí que es notable el impacto sobre el balance de las temperaturas regionales, lo que podría explicar por qué algunas zonas del Planeta están experimentando un mayor calentamiento en invierno de lo proyectado por los modelos informáticos del clima.

  3. Iván Enríquez di:

    Este fenómeno también explicaría las discrepancias observadas entre el calentamiento predicho por los modelos de simulación de cambio climático y la realidad observada. Debido a ello, los investigadores opinan que la influencia del consumo energético de las grandes ciudades debería incluirse como variable en los modelos climáticos.

  4. Patricia Lado di:

    La intensidad del calor en las grandes urbes se debe principalmente a cuatro elementos:
    -El desplazamiento de la cubierta vegetal, que impide la sensación de frescura generada por el efecto de la sombra y la evapotranspiración.
    -La combinación de edificaciones altas y vías estrechas que atrapan el aire caliente y disminuyen el flujo de aire.
    – La ciudad está construida con materiales que poseen propiedades favorables para absorber, almacenar y emitir energía, como las cubiertas y pavimentos oscuros.
    -El calor residual de los vehículos, industrias y sistemas de aire acondicionado agregan aún más calor al entorno.
    Además, al urbanizar una zona que antes no tenía edificación, es más proclive a ganar calor. Según un estudio de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, en los días más calurosos, la temperatura atmosférica de las ciudades puede ser de 1 a 6 grados centígrados mayor que en las zonas rurales de alrededor.
    Una de las principales consecuencias de este fenómeno es la destrucción de ecosistemas, pero también puede afectar a los habitantes con enfermedades como la angina de pecho, el aumento de la presión arterial, obstrucción de las arterias coronarias, entre otros. Además, puede modificar la temperatura hasta en un radio de 1000 km y alterar el comportamiento de las corrientes atmosféricas.
    Una de las medidas para evitar el sobrecalientamiento de las edificaciones es utilizar materiales adecuados, que reflejen la radiación solar.

  5. Carla Martíns di:

    Loa problemas ambientales de las áreas derivan principalmente de la concentración demográfica en un espacio reducido.La cantidad de recursos naturales necesarios para la población y la actividad urbana es enormemente superior al que la ciudad es capaz de producir .Por eso los sistemas urbanos importan grandes cantidades de recursos que son transformados en bienes y servicios y parcialmente restituidos al ambiente en forma de residuos y emisiones.Los problemas ambientales de las ciudades afectan entonces al propio entorno urbano,pero también a muchas otras regiones de las que extraen los recursos y a las que llegan los efectos de la contaminación .
    Los principales problemas ambientales asociados a las ciudades son el elevado consumo de los recursos territoriales y naturales ;la contaminación y los residuos que se generan.

  6. Silvia Ruíz di:

    Dos ideas hacen pensar a Gaffin seriamente sobre las islas urbanas de calor. Una tendencia es el aumento en el número de los habitantes de las ciudades. La mitad de la población del mundo —3 mil millones — vive en ciudades. En un par de décadas, serán 5 mil millones personas,”. En países en vías de desarrollo, las gentes emigran a menudo a las ciudades debido a faltas de cosechas, desastres naturales o conflictos armados, y no es porqué las ciudades tienen economías robustas capaces de apoyar a más gente. En las décadas que vienen, muchos nuevos habitantes de las ciudades serán desesperadamente pobres. Con poco acceso al aire acondicionado, a la refrigeración o a la asistencia médica, los pobres urbanos del mundo serán particularmente vulnerables a los peligros para la salud de las olas de calor.

    La otra tendencia que se refiere Gaffin es el cambio del clima. Él no es ningún escéptico sobre el calentamiento global; acepta los resultados de la comunidad de científica de que la Tierra se está calentando debida, en gran parte, a la actividad humana. Pero incluso si los países pueden reducir sus emisiones de gases efecto invernadero, Gaffin sospecha que cierta cantidad de calentamiento adicional es inevitable. “Creo que la mitigación del calentamiento global es importante,” dice, “pero incluso con la mitigación, toda esta gente que vive en ciudades va a experimentar tal calentamiento.” De acuerdo con la investigación que él llevó a cabo para el Programa de Investigación del Cambio Global de los EE.UU., se espera que un clima más cálido empeore las olas de calor. “Ahora, tenemos un promedio de cerca de 14 días cada verano sobre lo 32ºC en Nueva York. En un par de décadas, podríamos experimentar unos 30 días o más,” afirmó.

    “Así tenemos dos fuerzas actuando sobre las islas del calor— la urbana y el calentamiento global— Ambas se están reforzando y van a crear condiciones más cálidas para más de la mitad de la población del mundo,” Gaffin explicó. “¿Cómo hacemos las ciudades más habitables en el futuro?”.

    En 2002, Gaffin y varios colegas trataron de precisar y contestar a esa pregunta para la ciudad más poblada de los EEUU: Nueva York. Para ayudar a los planificadores de la ciudad para hacerla más soportable con el calor, Gaffin y sus colegas primero tuvieron que considerar cómo las áreas urbanas calientan sus ambientes.

  7. Amanda Farias di:

    Los investigadores dicen que el calor adicional generado por las grandes ciudades, explica el calentamiento adicional, pero no se ven reflejados en los modelos climáticos existentes,El calentamiento de invierno se ha detectado tan lejos como las praderas canadienses. En algunas áreas remotas, la temperatura subió por grado C tanto como 1 (1.8F) bajo la influencia de las grandes ciudades, los cuales produjeron cambios en la corriente en chorro y otros sistemas atmosféricos, según el estudio. Los investigadores encontraron un patrón similar en Asia, donde los principales centros de población dio lugar a un fuerte calentamiento en Rusia, el norte de Asia y el este de China. Por otro lado, sin embargo, los cambios en las condiciones atmosféricas tuvo un efecto contrario en Europa – bajar las temperaturas del otoño hasta en 1 grado C (1.8F). El calor extra generado por las grandes ciudades era sólo una fracción del calentamiento causado por el cambio climático o la urbanización, dijeron los investigadores. Sin embargo, el estudio sí ayuda a explicar los científicos el calentamiento adicional que no fue explicada por los modelos climáticos existentes.

  8. Juncal Juan di:

    Parece lógico que, debido a la cada vez mayor esperanza de vida y consecuente aumento de la población los núcleos urbanos se masifiquen y que la Tierra se vea superpoblada. La superpoblación no es tanto una cuestión de espacio como de limitación de recursos, y sobre todo, como consecuencia directa, de extinción de las especies que cohabitan la región superpoblada con la especie humana. Se estima que cerca de un 99,9% de todas las especies que han surgido en el planeta se han extinguido por una u otra causa, siendo la actual causa principal de extinción la actividad humana, además de que sin estas extinciones la especie humana nunca hubiera llegado a ocupar todos los ecosistemas del planeta. El calor generado por las grandes ciudades, la contaminación producida por la industria… ayudan a este proceso, que sigue sin verse decelerado pese a la hipotética concienciación ciudadana y las medidas internacionales conjuntas para intentar ponerle freno.

Deixa unha resposta