10 medidas concretas para ayudar a frenar el cambio climático

1. Cambia las bombillas
Reemplazar una bombilla tradicional por una de bajo consumo ahorra más de 45 kilogramos de dióxido de carbono al año. Cierto que la segunda es más cara, pero resulta más económica a lo largo de su vida. Una sola de ellas puede reducir hasta 60 euros los gastos de electricidad, según la Comisión Europea.

2. Apaga la tele y el PC
Sólo con apagar la televisión, el DVD o el ordenador cuando no estén en uso evitarás que miles de kilos de CO2 salgan a la atmósfera. No dejes los aparatos eléctricos en stand-by (espera): un televisor que permanece encendido durante tres horas al día (la media que los europeos ven la tele) y en stand-by las 21 horas restantes consumirá un 40 por ciento de la energía total en el modo de espera.
No dejes el cargador de tu móvil enchufado todo el tiempo, aunque no esté conectado al teléfono, porque seguirá consumiendo electricidad.

3. Conduce menos
Anda, monta en bicicleta, usa el transporte público. Ahorrarás 30 gramos de CO2 por cada 4,5 kilómetros que no conduzcas. Por cada litro de combustible que quema el motor de un coche, se libera una media de 2,5 kilos de CO2, según la Comisión Europea.
Bruselas también recomienda no correr con el coche: gastarás menos gasolina y emitirás menos CO2. Ir a más de 120 kilómetros por hora aumenta un 30 por ciento el consumo de combustible, frente a una velocidad de 80 kilómetros por hora.

4. Revisa los neumáticos
Si la presión de tus neumáticos baja 0,5 bares, tu coche consumirá un 2,5 por ciento más de combustible y, por tanto, liberará un 2,5 por ciento más de CO2. El ahorro de cuatro litros de gasolina evita la emisión de seis kilos de dióxido de carbono.

5. Recicla
Puedes ahorrar más de 730 kilos de CO2 al año al reciclar la mitad de la basura que se produce en casa.

6. Evita mucho embalaje
Escoge productos con poco envase: una botela de 1,5 litros genera menos residuos que tres de medio litro. En la compra usa bolsas reutilizables. Evita las toallitas húmedas y de papel. Puedes evitar la emisión de 1.100 kilos de CO2 si reduces tu basura un 10 por ciento.

7. Menos agua caliente
Es necesaria una gran cantidad de energía para calentar agua. Instala un regulador de caudal del agua en la ducha y evitarás la emisión de más de 100 kilos de dióxido de carbono al año.
Lava con agua fría o tibia y ahorrarás 150 kilos de CO2. Ahorras agua caliente y gastas cuatro veces menos energía si en vez de un baño te das una ducha. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. Asegúrate de que tus grifos no gotean: el goteo de uno puede hacer perder en un mes el agua suficiente para llenar una bañera.

8. Vigila los electrodomésticos
Tapar la cazuela mientras cocinas es un modo de ahorrar mucha energía. Aún mejor son las ollas a presión y las vaporeras, que ahorran un 70 por ciento de energía.
Usa la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos. Si no lo están, usa programas económicos. No hace falta poner una temperatura alta, hoy los detergentes son eficaces incluso cuando es baja. Recuerda que si el frigorífico y el congelador están cerca de los fuegos o de la caldera, consumirán mucha más energía. Si éstos son viejos, descongélalos periódicamente. Los nuevos tienen ciclos automáticos de descongelación y son casi dos veces más eficientes. No pongas en la nevera alimentos calientes o templados; ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero.

9. Ajusta el termostato
La oscilación de dos grados centígrados en invierno y en verano ahorra más de 600 kilos de dióxido de carbono por hogar en un solo año. Bajar la temperatura un grado puede reducir la factura de la calefacción entre un 5 y un 10 por ciento. Cuando ventiles tu casa, abre las ventanas unos minutos, no dejes escapar el calor mucho tiempo.
Si dejas una pequeña abertura todo el día, la energía necesaria para mantener el interior caliente durante seis meses de frío será de casi una tonelada de emisiones de CO2. Aísla bien tu casa. No abuses de los aparatos de aire acondicionado, consumen mucha energía y emiten unos 650 gramos de CO2. Y supone un coste en tu factura de 10 céntimos de euro por hora.

10. Planta un árbol
Un solo árbol absorbe una tonelada de dióxido de carbono durante toda su vida.

http://www.cambioclimatico.org/contenido/10-medidas-concretas-para-ayudar-frenar-el-cambio-climatico

 

Esta entrada foi publicada en Calentamiento Global, Cambio Climático e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

2 Responses to 10 medidas concretas para ayudar a frenar el cambio climático

  1. Kelly Condori di:

    La ONG ofrece una lista de quehaceres para frenar el avance del Cambio Climático. En ella se describen las distintas maneras de ahorrar energía. El Cambio Climático avanza y Greenpeace es una de las muchas organizaciones que trata de poner al día a la ciudadanía y de frenar los posibles efectos negativos que repercutirán en el planeta a causa de tan dañino cambio. La ONG ha presentado el informe, “¿Cómo salvar el clima?”, en el que se detallan las consecuencias del Calentamiento Global, como, por ejemplo, las inundaciones desmedidas, sus causas y las medidas que los ciudadanos pueden tomar para lograr frenar el avance del cambio.
    ¿Estamos a tiempo?
    Es cierto que todos sus epígrafes contribuyen positivamente a la no contaminación y al aprovechamiento justo y óptimo de los recursos energéticos de los que habitualmente se dispone, y que no suelen usarse con demasiada responsabilidad.
    Aún así, en el informe se utiliza el siguiente reclamo: “Tú y yo, y todos juntos, tenemos en nuestras manos la posibilidad de frenar el cambio climático. ¿Cómo? Lee este folleto y sigue sus indicaciones”.
    Sin restar razón a la organización ecologista, y favoreciendo la cooperación ciudadana en tan dignas causas, se dirá que sí parece demasiado optimista. ¿Es cierto que las energías renovables tienen un soporte óptimo como para suplir a las fósiles de inmediato? ¿No es cierto que aún no gozan de sistemas de almacenamiento suficiente? ¿De verdad está la humanidad a tiempo de frenar el Calentamiento?
    James Lovelock, científico, creador de la Teoría de Gaia y uno de los principales abanderados del Cambio Climático, piensa que no.
    El punto de no retorno
    Desde hace tiempo, Lovelock viene advirtiendo que ya se ha sobrepasado “el punto de no retorno”. Al rebasarlo, la humanidad pierde la oportunidad de frenar el calentamiento y sólo tiene como opción el adaptarse y hacerle frente. Es decir, el mundo puede sufrir las consecuencias como mejor pueda, pero en ningún caso pararlas o evitarlas.
    Ante la disparidad de opiniones con respecto al cambio en el clima, teniendo en cuenta incluso a los que lo niegan, se propone una valoración de los distintos puntos de vista desde toda la objetividad posible. Esto no es política, sino supervivencia.
    Si bien, ha de decirse que una de las principales causas de la omisión de Lovelock como fuente fidedigna es su consideración positiva hacia la energía nuclear, único aspecto energético al que considera realmente efectivo.
    La de Greenpeace es justo la contraria. “No a las nucleares” es uno de sus más conocidos emblemas.
    Dependiendo de la urgencia, podría decirse que los desastres nucleares no son suficientes como para vetar a la energía nuclear. ¿Llegará a ser la nuclear la energía que salve al mundo? ¿Serán suficientes las propuestas de Greenpeace para frenar el Calentamiento Global?
    Habrá que esperar. Con la confusión, ni siquiera es unánime la realidad del cambio que nos afecta. Mientras tanto, se recomienda no comer mucha carne, por favor (otra de las propuestas de Greenpeace).

    INFORME:http://www.greenpeace.org/espana/es/reports/informe-c-mo-salvar-el-clima/

  2. Pablo Escariz di:

    El cambio climático es un problema que todos, si colaboramos un poco, podemos ayudar a prevenir. Así que concienciémonos sobre ello y trabajemos para evitarlo en la medida de lo posible, porque no nos cuesta nada.

Deixa unha resposta