Medindo buratos negros

 

O do centro da galaxia NGC 4526ten unha masa de 450 millóns de veces a do Sol, según os resultados dun novo método de estimación.

 


 

“As masas dos buratos negros dos centros galácticos están correlacionadas con multitud de propiedades da propia galaxia, o que suxire que uns e outros evolucionan xuntos”, afirman uns científicos europeos e estadounidenses que, aproveitando precisamente esta relación, desenvolveron un novo método para medir a masa do burato negro. Según os seus cálculos, o que está na galaxia NGC 4526 ten unha masa equivalente a 450 millóns de veces o Sol. Timothy A. Davies (do Observatorio Europeo Austral, ESO) e os seus colegas basan a súa teoría na dinámica das nubes de gas do entorno do burato negro e a comparan con modelizacións de como se moverían esas nubes con ou sen burato.

 

Todo o que hai no entorno a un burato negro vése afectado pola súa enorme gravidade, a materia acaba caendo nel e desaparece da vista, pero antes de ese punto de non retorno o seu comportamento delata que está precipitándse hacia o pozo cósmico. As observacións destes fenómenos permiten aos científicos deducir as propiedades do burato negro protagonista.

Os investigadores explican na revista Nature que existen xa varios métodos para medir directamente a masa dos buratos negros, todos eles basados na observación do entorno do mesmo, por exemplo o movemento das estrelas atraídas pola potente gravidade do burato ou o comportamento do gas ionizador ao seu redor. Cada técnica é máis idónea para un tipo ou outro de galaxia.

A ventaxa do novo método proposto e ensaiado por Davies e os seus colegas é que, según explican eles mesmos, será moi práctico cos telescopios de nova xeración que operan na banda milimétrica de ondas radio, como o observatorio internacional ALMA (instalado no norte de Chile) que está dando os seus primeiros pasos. Estes telescopios están formados por decenas de antenas que funcionan de modo sincronizdo (por interferometría) e con eles, aplicando a nova técnica, poderáse medir a masa dun burato negro dunha galaxia moi rapidamente, en menos de cinco horas de observación.
Así, co novo sistema de medir basado na dinámica do gas molecular, “poderáse estimar a masa do burato negro en centos de galaxias do universo próximo, moitas das cales son inaccesibles coas técnicas actuais”, escriben os investigadores en Nature.


 

Esta entrada foi publicada en Cosmoloxía, Orixen do Universo e etiquetada , . Garda o enlace permanente.

2 Responses to Medindo buratos negros

  1. Beatriz Diéguez di:

    La gravedad de un agujero negro, o «curvatura del espacio-tiempo», provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es previsto por las ecuaciones de campo de Einstein. El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo los fotones. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y fue su primer indicio. En los años 70, Hawking, Ellis y Penrose demostraron varios teoremas importantes sobre la ocurrencia y geometría de los agujeros negros.4 Previamente, en 1963, Roy Kerr había demostrado que en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones todos los agujeros negros debían tener una geometría cuasi-esférica determinada por tres parámetros: su masa M, su carga eléctrica total e y su momento angular.

  2. Alejandro Juárez di:

    Un agujero negro es una región del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.
    Una nueva forma de medir la masa de los agujeros negros supermasivos podría revolucionar el conocimiento científico sobre cómo se forman y cómo contribuyen a dar forma a las galaxias.La nueva técnica puede detectar monóxido de carbono dentro de la nube de gas (mayormente de hidrógeno) que rodea a un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia distante. Al detectar la velocidad de giro del gas, los astrónomos son capaces de “pesar” (determinar la masa) del agujero negro.
    La información detallada sobre los agujeros negros supermasivos, que, según parece, están en el centro de la mayoría de las galaxias, es escasa: Se ha tardado 15 años en medir la masa de tan sólo 60 de ellos. El problema es que la mayoría de los otros agujeros negros supermasivos están demasiado lejos para examinarlos apropiadamente, aún con los más sofisticados telescopios de la actualidad.
    El nuevo método parece que permitirá determinar con gran precisión y fiabilidad las masas de los agujeros negros centrales de miles de galaxias distantes.
    El equipo ya ha demostrado la nueva técnica con el agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia NGC 4526, en la constelación de Virgo. NGC 4526 fue elegida para hacer la prueba porque a esta galaxia se la conoce bastante bien, pero el equipo cree que la técnica funcionará en una amplia gama de diferentes galaxias.
    El trabajo lo ha realizado el equipo de Tim Davis, del Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés), ubicado en Chile.

    [Agujeros negros supermasivos: con masas de varios millones de masas solares. Se hallarían en el corazón de muchas galaxias. Se forman en el mismo proceso que da origen a los componentes esféricos de las galaxias.]

Deixa unha resposta