Meteoros, meteoroides y meteoritos


Meteoros

Los meteoros son trazos de luz que ocasionalmente las personas ven en el cielo nocturno y que por lo general sólo duran unos cuantos segundos. Son conocidos como «estrellas fugaces» o «estrellas que caen», aunque realmente no son estrellas. Los meteoros se suceden a causa de la entrada a alta velocidad, de pequeños pedazos de roca, polvo y metal provenientes del espacio, a la atmósfera. Cuando estas partículas, conocidas como «meteoroides», se encuentran flotando en el cielo (piensa en asteroides muy pequeños), y penetran a la atmósfera, se encuentran desplazándose a velocidades increíbles de cientos de kilómetros por segundo (cientos de miles de kilómetros por hora). La increíble presión que experimentan los meteoroides cuando chocan contra la atmósfera de la Tierra los hace estallar, transfiriendo la energía de los átomos y moléculas hacia la atmósfera, la cual posteriormente, libera su energía brillando. Este brillo produce trazos de luz en el cielo, esto es lo que vemos en forma de meteoros.

Las partículas de un meteoro son bastante pequeñas, oscilando en tamaño desde un granito de arena al tamaño de un guisante. Casi todas las partículas se desintegran en la atmósfera mucho antes de llegar al suelo. Es muy extraño que un gran meteoro llegue a sobrevivir a esto y choque contra tierra, al hacerlo crea un cráter de meteoro acompañado de una gran explosión. Por lo general esta explosión vaporiza cualquier material que haya sobrevivido su penetración a través de la atmósfera. Sin embargo, algunas veces sobreviven pedazos de meteoro los cuales luego son encontrados en el cráter o en sus alrededores. A estos pedazos de roca o metal se les conoce como, meteoritos.

Los meteoros no son lo mismo que los cometas. Cuando Los meteoros pasan de largo por el cielo, se les puede ver por unos instantes. Los cometas son objetos mucho más grandes que, de hecho, permanecen en el espacio. Los cometas pueden formar colas y, aunque cambian de posición noche tras noche, no van lo suficientemente de prisa como para que puedan verse a simple vista pues, dan la impresión de que permanecen fijos en el mismo lugar del cielo. Sin embargo, hay cierta conexión entre algunos cometas y meteoros. Varias veces cada año, la Tierra intercepta la órbita de un cometa que ha dejado tras suyo polvo y pequeños pedazos de roca. Cuando esto pasa, durante una misma noche podemos ver gran cantidad de meteoritos, ¡algunas veces hasta 100 meteoritos o más por hora! A estos eventos se les conoce como lluvia de meteoros.

A los meteoros particularmente brillantes se le conoce como, bolas de fuego. Algunas bolas de fuego son tan brillantes que pueden ser vistas durante el día. Es posible ver meteoros desde cualquier planeta con atmósfera. En el 2004, una cámara fotográfica a bordo de la nave espacial  Spirit, obtuvo una fotografía de un meteoro sobre el cielo de Marte.

Pero, ¿cómo recordar si algo es un meteoro, un meteoroide, o un meteorito? ¡He aquí cómo hacerlo! En el espacio, son asteroides, se llaman meteoroides. Cuando están surcando a través de la atmósfera y lanzan destellos de luz, se llaman meteoros. Esto nos recuerda la meteorología, que es la ciencia relacionada con los estados del tiempo y la atmósfera. La meteorología no es la ciencia de los meteoros. Cuando un meteoro choca contra una superficie o suelo, lo llamamos meteoritos – lo que nos hace recordar a las estalactitas y estalagmitas que encontramos en las cuevas bajo tierra.

 

Esta entrada foi publicada en Cosmoloxía, Sistema Solar e etiquetada . Garda o enlace permanente.

One Response to Meteoros, meteoroides y meteoritos

  1. David Calviño di:

    Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo y rocas que orbitan alrededor del Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas. Los cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del Sistema Solar. La mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides, los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías del Sol. A gran distancia (a partir de 5-10 UA) desarrollan una atmósfera que envuelve al núcleo, llamada coma o cabellera. Esta coma está formada por gas y polvo. Conforme el cometa se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola característica. La cola está formada por polvo y el gas de la coma ionizado.

Deixa unha resposta