Colisión entre la vía láctea y Andrómeda

 

Hace mucho tiempo que los astrónomos saben que la Vía Láctea y su vecina Andrómeda se atraen mutuamente, y que se están acercando la una a la otra en una especie de «danza cósmica» que se alimenta de la fuerza de gravedad combinada de los dos gigantes. Sin embargo, hasta el momento nadie ha podido asegurar con certeza si las dos galaxias acabarían chocando en el futuro o si, por el contrario, solo se «rozarían» deslizándose muy cerca la una de la otra.

Ahora,  gracias a datos muy precisos sobre el movimiento de Andrómeda obtenidos con el telescopio espacial Hubble, la hipótesis de la colisión se convierte en realidad. Las dos galaxias están en ruta directa de colisión y su choque es, por lo tanto, inevitable. El evento, durante el que la Vía Láctea y Andrómeda se fusionarán, dando lugar a una nueva y gigantesca galaxia elíptica, se producirá dentro de 4.000 millones de años.

La Vía Láctea esta destinada a sufrir un gran cambio en su apariencia durante el encuentro. Es probable que el Sol sea arrojado hacia una nueva región de nuestra galaxia, pero la Tierra y el sistema solar no están en peligro de ser destruidos

Esta entrada foi publicada en Cosmoloxía, Sistema Solar e etiquetada . Garda o enlace permanente.

6 Responses to Colisión entre la vía láctea y Andrómeda

  1. David Suárez di:

    Andrómeda y la Vía Láctea son, de hecho, los dos miembros más grandes de los treinta que conforman el grupo local de galaxias. Cuando se encuentren, ambas se fusionarán, miles de estrellas saldrán despedidas en todas direcciones, como si se tratara de un inmenso avispero que tardará, por lo menos, otro par de miles de millones de años en calmarse. Sorprendentemente, es posible que el Sol y la Tierra (si es que para entonces aún existe) sobrevivan y se libren con una simple «patada gravitatoria» que les colocará, eso sí, en una posición que nada tiene que ver con la que ocupan hoy en día.

  2. Leticia Moledo di:

    A Vía Láctea, o conxunto de miles de millóns de estrelas o que pertence o Sol, chocará frontalmente con Ándromena que está actualmente arredor duns 2.5 millóns de anos luz. Despois da colisión quedarán fusionadas nunha. Isto sucederá dentro de 4.000 millóns de anos e algúns científicos aseguran que o Sol non será destruido no choque aínda que a súa posición será diferente á actual e seguramente quedará máis alexado do centro galáctico tamén afirman que as estrelas están tan lonxe unhas das outras que non chocarán.
    Andrómena esta acercándose a Vía Láctea a una velocidade de 400.000km/h suficientes como para ir da Terra a Lúa nunha hora explicou a NASA nun comunicado.
    Segundo os cálculos de varios investigadores tras a colisión pasarán outros 2.000 millóns de anos ata que as dúas galaxias se fundan completamente formando unha única de forma elíptica con núcleo. É probable que un terceiro conxunto estelar, unha compañeira de M31, a galaxia do Triángulo(M33), acabe tamén colisionando e fundíndose coas outras dúas. A probabilidade de que M33 choque antes coa Vía Láctea é pequena segundo os investigadores.
    Este tipo de colisións non son raras no universo e eran aínda máis correntes no cosmos primitivo máis pequeno que o actual.

  3. Hounaida Azlou di:

    La Via Láctea és una galaxia grande, espiral y puede tener unos 100.000 millones de estrellas, entre ellas, el Sol. En total mide unos 100.000 años luz de diámetro y tiene una masa de más de dos billones de veces la del Sol.

    Cada 225 millones de años el Sistema Solar completa un giro alrededor del centro de la galaxia. Se mueve a unos 270 km. por segundo.

    No podemos ver el brillante centro porque se interponen materiales opacos, polvo cósmico y gases fríos, que no dejan pasar la luz. Se cree que contiene un poderoso agujero negro.

  4. Alfonso Enríquez di:

    Un grupo de investigadores de la NASA acaba de calcular cómo se producirá exactamente la titánica colisión entre la Vía Láctea, nuestra galaxia, y su vecina más cercana, Andrómeda. El acontecimiento, que tendrá lugar dentro de 4.000 millones de años, cambiará para siempre el aspecto del cielo y, de paso, la historia de nuestro Sol y su sistema de planetas. Estas conclusiones se publicarán en tres estudios diferentes en Astrophysical Journal.

    Con este cambio, seguirá existindo a vida na Terra? Ou sería o fin? Esta é a cuestión, supoño, que máis preocupa á xente, xa que, mentres a nosa existencia non se vea en peligro, non hai precupación por parte das persoas. No caso de que modifique ao Sistema Solar, se cambiase a presión da atmosfera ou calquera outra cousa que inflúa nas nosas condicións de vida, veríamonos afectados, e teriamos que sobrevivir, con máis dificultades.

  5. Alejandro Juárez di:

    Lactómeda, es el nombre que recibirá la galaxia resultante de la colisión entre Andrómeda y la Vía Láctea.

    Un estudio reciente ha mostrado el aspecto que presentaría dicha galaxia, y muestra un objeto muy similar a una galaxia elíptica gigante en aspecto y luminosidad, aunque su centro presentaría una densidad mucho menor que la existente en ellas.

    Esta galaxia representará el estadio evolutivo final del Grupo Local de galaxias, eventualmente incluyendo el resto de ellas, y llegará un momento en el que -junto a posibles galaxias satélite que pudiera tener- será el único objeto visible para hipotéticos observadores que puedan existir en ese lejano futuro.

  6. Silvia Ruíz di:

    Los científicos tienen la intención de cambiar la trayectoria del asteroide Apophis, que en el año 2029 se aproximará demasiado a la Tierra, acompañado por una lluvia de meteoritos, y que podría colisionar con nuestro planeta en el 2036 en caso de que no se tomen medidas preventivas.

    “En el 2029 la convergencia llegará a tal punto que el Apophis pasará a tan sólo 5.000 kilómetros del planeta, donde se encuentra la órbita de los satélites geoestacionarios. Para ese año allí se acumularán otros satélites, tanto nuevos como ya defectuosos que tienen las dimensiones geométricas bastante grandes”, alertó el científico del Observatorio de Pulkovo de la Academia de Ciencias de Rusia, Sergéi Smirnov.

    Según el experto ruso, el asteroide Apophis puede ir acompañado de una lluvia de meteoritos, con los cuales la probabilidad de una colisión “es muy grande”.

    Los científicos advierten que en caso de no tomar las medidas necesarias, durante el próximo ciclo del movimiento del Apophis, en el 2036, habrá la posibilidad de una colisión con nuestro planeta, lo que llevaría a una catástrofe.

Deixa unha resposta